Diario de la Alianza Verdea

Conclusiones sobre la implantación del proyecto Verdea en el Colegio Padre Manjón

Lorena Peregrina y Leticia Martínez, maestras de Primaria del Colegio Padre Manjón.

Al principio del curso pasado, nos ofrecieron participar en un proyecto desconocido hasta el
momento para nosotras, maestras de tercer ciclo de primaria. La situación de pandemia y la
incertidumbre de un comienzo de curso hizo que nos surgieran muchas dudas sobre esta
experiencia. No obstante, aceptamos el reto.

Desde el principio, el equipo de Farmamundi nos ofreció una formación previa para conocer la
temática de Verdea y así comenzó nuestra sinergia.

En las tardes de formación abordamos la temática sobre salud planetaria junto con la realización
de juegos y actividades para sumergirnos en el mundo de la gamificación, metodología que nos
acompañaría durante todo el proceso.

Cuando el proyecto llegó al aula, rodeado de personajes, juegos y break-out, el alumnado soñó
con futuras acciones que se podían llevar a cabo en su barrio para mejorar la salud del mismo.
Esto supuso situaciones diferentes en cada clase. Había un grupo de alumnado que se inspiró y
motivó mucho al pensar que estas acciones podían ser reales. Sin embargo, había otro grupo de
alumnas y alumnos más escéptico que dudaban de su realización.

Poco a poco, fuimos modelando nuestro sueño para conseguir hacerlo realidad. El resultado fue
magnífico. Niños y niñas de 10 a 12 años de edad fueron conscientes de la situación actual en su
barrio. Tras analizarlo a fondo, extrajeron temas de vital importancia como la pérdida de la
biodiversidad y la falta de zonas verdes y árboles en nuestro barrio y provincia. Con ello, llegaron
a elegir el granito de arena que aportarían ante estos temas; la creación de un mural en el colegio
repleto de animales autóctonos, para la concienciación sobre el peligro de extinción de estos
animales y la plantación de árboles en el Anillo Verde de Granada, así como la difusión de vídeos
de sensibilización sobre este tema a través de Tiktok.

Por fin, nuestro alumnado fue consciente de que los sueños también pueden hacerse realidad y
de que ellas y ellos, aun siendo niños y niñas, pueden aportar grandes hitos a la sociedad.
Para nosotras, como maestras, este último hecho fue el punto clave de este proyecto, pues al
comenzar, el alumnado no se veía capaz de aportar nada a su barrio o al mundo porque se
sentían pequeños. Por tanto, este cambio de visión y el hecho sentirse “útiles” y valorados por la
sociedad fue un punto de inflexión en sus vidas, y en las nuestras.

Por todo esto y por la motivación que se crea en el alumnado durante todo el proyecto, pensamos
que es muy recomendable extender esta experiencia a otras clases y centros, no solo para
alumnado de tercer ciclo o secundaria (con quienes es más factible hacer este tipo de
actividades) sino también con alumnado de edades inferiores, adaptando el proceso a otros
cursos.

Uno de los puntos más significativos para que este proyecto saliera adelante y fuera tan
ilusionante para alumnado y profesorado fue el acompañamiento exhaustivo que el equipo de
Farmamundi nos ofreció. Sin estas personas y su gran trabajo, seguramente esto no habría salido
adelante, o al menos, no con tanto éxito.