Diario de la Alianza Verdea

Guía para diseñar estrategias lúdico-narrativas en procesos de Educación para el Desarrollo por la Ciudadanía Global por la salud planetaria.

He aquí la protagonista de nuestra historia: La guía Verdea. ¿Su objetivo? Compartir estrategias lúdico-narrativas que motiven a las comunidades educativas a implicarse en verdear sus entornos. Su destino queda conectado por tanto con profesorado, facilitadoras, educadoras, monitoras y otros agentes promotores de  procesos transformadores en los entornos formales y no formales.

Un momento, ¿pero Verdear qué es? Como en toda historia, quizás lo mejor sea  comenzar por el principio. Así que, bienvenidas y bienvenidos a la historia de nuestra protagonista. Si te interesan la educación, la salud planetaria, el aprendizaje-servicio así como el poder el juego y la narrativa en el aprendizaje creemos que esta historia te atrapará. Nuestra misión tras estas líneas no consiste solo en que descubras la historia que hay tras la creación de una guía de este tipo. El auténtico propósito se encuentra en conseguir que tu poder creativo despierte y que puedas dar vida a tu propia historia de aula. 

¡Comenzamos! Llegado a este punto y valorando tu tiempo te planteamos dos opciones. Tú eliges:

  • Opción: A: continúas leyendo y descubres paso a paso el proceso creativo a través de un modelo clásico de la creación narrativa: “El viaje del héroe”, en este caso de nuestra particular heroína: La guía Verdea. 
  • Opción B: si quieres conocer directamente la acciones concretas que nos ayudaron a «ludificar» la guía dirígete al final de esta página o activa este enlace. Si bien nuestra recomendación es que hagas muestra de tu paciencia y escojas la opción A para comprender el proceso mejor 😉

MUNDO COTIDIANO: PRIMER ACTO: EL PLANTEAMIENTO

  1. Mundo ordinario: Julio de 2020. El caos se cierne sobre el proyecto Verdea. Al cansancio acumulado por un año pandémico se suma el tiempo máximo para publicar la guía y que el profesorado pueda consultarla, septiembre de 2020.  
  2. Llamada a la aventura:  en este enlace puedes conocer a fondo el proyecto «Cambiando mi barrio, cambiando el mundo. Salud planetaria desde aulas andaluzas de educación primaria», de aquí en adelante: Verdea. En síntesis, el foco se encontraba en preparar a través de la guía (y de las posteriores formaciones) al profesorado para que diseñara su propia experiencia lúdico-narrativa de cara a motivar al alumnado. ¿El objetivo principal? Que el propio alumnado creara sus propias soluciones a través de la metodología de aprendizaje-servicio para cuidar la salud planetaria de su barrio.
  3. Rechazo a la aventura: todo proceso creativo experimenta en determinado momentos lo que podríamos identificar como «valles creativos o lienzos en blanco». El nuestro se dio al intentar conectar la guía pedagógica con una capa lúdico-narrativa que conectase tanto con el profesorado como con el alumnado.
  4. Encuentro con el mentor: fue una mentoría múltiple. Además de la inspiración teórica sobre pedagogía, narrativa y aprendizaje basado en juego, contábamos con un equipo complementario de diseño gráfico, maquetación e ilustración.
  5. Travesía primer umbral: el primer umbral presentaba la necesidad de aclarar el contenido de la guía, es decir los bloques temáticos a tratar, de tal manera que luego fuese viable conectarlos con sentido narrativo.

MUNDO EXTRAORDINARIO: SEGUNDO ACTO: LA CONFRONTACIÓN

  1. Pruebas, aliados y enemigos: momento de escoger la narrativa. ¿Nos basaríamos en una adaptación de la ficción, en una historia creada desde cero? Fueron varios los escenarios previstos y muchas las decisiones y pruebas a superar. Tras descartar varias líneas como la post-apocalíptica (al estilo Mad Max), la agencia de detectives, el un club secreto, etc). surgió una idea inspirada en la serie de dibujos animados «Kipo y la Era de las bestias». Realmente no sigue su propuesta narrativa, ya que en ella se presenta una lucha entre mutantes y no mutantes Ahora bien, existe un elemento en esa serie (¡atención, spoiler!) que es el de Ancla. El Ancla simbolizaba ese elemento (físico o mental) que nos conecta con nuestras las emociones, que nos recuerda el propósito. Este elemento fue nuestro gran aliado en el proceso creativo, ya que tomó aquí la forma de flow (sensación de disfrute cuando realizamos una actividad que nos gusta). Este «flow» (concepto clave en los procesos lúdico-narrativos) sirvió para conectar de un lado los marcos teóricos (conceptual, pedagógico, normativo y curricular) con la guía práctica para el diseño de una estrategia lúdico-narrativa para el proyecto Verdea.
  2. Caverna más profunda: y fue en este momento cuando nos adentramos en la guarida del enemigo. La idea base estaba ahí, ¿pero cómo conseguir que tuviese sentido?, ¿cómo darle vida? Oh, oh, ahora sí que comienza la auténtica odisea.
  3. Odisea o calvario: a este momento de inflexión creativa se iba sumando una suposición. ¿Qué pasaría a partir de septiembre si el proyecto no podía celebrarse como estaba previsto?, ¿y si el profesorado no dispone de tiempo para diseñar y lo que necesita es un seguimiento sobre propuestas creadas?, ¿y si aprovechásemos la narrativa para ludificar el propio proceso con el alumnado? Cierto que presentaba un reto superior, si bien fuimos conscientes de su necesidad y nos pusimos a ello.
  4. La recompensa: la situación obligaba a poner el foco de una vez por todas, ya que julio seguía avanzando sin perdón. Surgieron en este punto los dos personajes protagonistas de nuestra historia: Verdea y Ardeve. Os los presentamos junto a la introducción de la narrativa:

Al igual que existen la luz y la oscuridad en el universo, todas las formas de vida se encuentran regidas por dos grandes naturalezas: Ardeve y Verdea, siendo esta última la más poderosa. Si algunos de lo mundos existentes invierten este poder, todo el universo pasaría a estar en grave peligro. Profundicemos en ellas:

Verdea: su esencia se simboliza con el agua, con el fluir de la naturaleza. Es comprensiva, compasiva, generosa, solidaria y creativa. Verdea supera los prejuicios y vela por el bien común; persigue que la naturaleza y la vida se abran paso. Su afán es constructivo, basado en la cooperación entre las personas.

Ardeve: las fuerzas contrarias a Verdea representan a un grupo heterogéneo. Su motor de acción es la destrucción. Cuando logran que la falta de crítica y conciencia ambiental se apoderen de las personas, siembran el miedo. Esto trae consigo la falta de empatía, que prende la llama del egoísmo. El fuego es su elemento.

Y aquí, el punto de partida de nuestra historia, que nace de un conflicto que habría que solucionar (efectivamente, aquí entrarían en juego profesorado y alumnado, ya veremos cómo):

Ambas fuerzas conviven en cada ser en una pugna constante, aunque siempre prima una de ellas. De hecho, todas las personas nacen con la esencia verdea, el problema es que a medida que vamos creciendo suele debilitarse. Esto ocurre cuando la bondad, la creatividad o el cuidado de las personas y el entorno no se cultivan. Verdea duerme cuando se siembran la dejadez y la (in)acción constante sobre nuestro bienestar y el del planeta en el que vivimos. En el peor de los escenarios este proceso se hace casi irreversible y la persona pasa a convertirse en ardeve puro.
De un tiempo a esta parte ha ocurrido lo que se temía: decenas de ardeve puro han coincidido en tiempo y forma, organizando sus diversos intereses bajo la constitución del Frente Ardeve. Creen firmemente que no todo el mundo merece vivir —y menos aún hacerlo en las mismas condiciones que
ellos— . Siendo conscientes de que los bienes son limitados están haciendo lo posible por aumentarla brecha económica, social y medioambiental del planeta hasta producir una colisión múltiple, cuyas consecuencias empiezan a sentirse en todas partes. Mientras, están construyendo un espacio alternativo con todos los recursos que están obteniendo a costa de la salud de la Tierra.

MUNDO COTIDIANO: TERCER ACTO: LA RESOLUCIÓN

  1. Camino de retorno: ya sí, con el camino encontrado cobró vida el índice a través del orden natural: inicio, nudo y desenlace. O lo que es lo mismo, se plantea el conflicto a resolver (Ardeve está robando los recursos de la nuestro planeta), la estrategia para superarlo junto al código de comunicación entre los agentes implicados (Alianza Verdea y su apuesta por un ancla lúdico-narrativa) y el desenlace práctico (diseño lúdico narrativo y «futuro) a través de la guía.
  2. La resurrección: gloriosa penúltima etapa en este particular viaje de la heroína, nuestra guía Verdea. Con toda la estructura clara y con un punto de partida narrativo sólido fluyeron solos los elementos de interacción con el lector. Estos tres momentos se encuentran articulados, de un lado, a través de la conversación entre dos miembros de la alianza Verdea: G y H.:

Y del otro, a través de diversos retos que el lector ha de ir superando para avanzar en la aventura. Las dos siguientes capturas así lo muestran. Atención, porque la primera es un check-list o listado de acceso a la narrativa. Debían superarlo para acceder a la aventura:

La siguiente imagen muestra uno de los retos que les permitían interiorizar cada uno de los capítulos de la guía y seguir avanzando a traves de ella:

Había retos, sí, pero también podían encontrarse «Alertas Ardeve», simbolizan una especie de avisos sobre ciertos peligros que podían encontrarse durante el proceso, por ejemplo, el hecho de saber identificar y gestionar la información correctamente:

Además, también podían encontrar algunas sorpresas en forma de «Energía Verdea»:

  1. El retorno con el elixir: y así continuó la aventura, desbloqueando ya numerosas plantillas para trabajar y anexos con recursos variados. Y todo termina (realmente, da pie al comienzo) con esta conversación:

¿Te quedas con ganas de saber si nuestros protagonistas verdeando? ¿Qué habrá pasado con Ardeve y Verdea? ¿Habría conseguido la Alianza derrotar al Frente Ardeve? ¿Realmente el frente Ardeve es el enemigo? Muchas cuestiones por resolver. La gran noticia es que tanto profesorado como alumnado ya está verdeando de lo lindo. ¡Pronto más información desde la Alianza Verdea! 😉